miércoles, 11 de noviembre de 2009

Concupiscencia

“Cañaveral” óleo sobre tela, 48”x48” de Luis Makianich, 2005.

Safe Creative #0911114868878

..........................................................

Alicia suele pasearse por el cañaveral en busca de algún suceso que la despierte. Ella está adormecida en sus instintos desde la soledad del paraje en el que vive, lejos de lo mundano y el sonido mecanizado de las ciudades. Su juventud permanece intacta pese a su madurez, y su mirada examina cada minúsculo evento que la transporte en su imaginación hacia ese mundo tan desconocido como deseado. Dos insectos copulando entre las cañas atraen su atención por un momento, cuando su mente detona un arrebato de complicidad despertando su avidez por la lujuria, sustentada en un caótico y perverso impulso que la hace cuestionarse su virtud, que hasta hoy no ha tenido contraparte. Se recuesta entre las matas sin desviar la vista del erótico evento y sus manos imitan los movimientos de las alimañas acariciando su propia complexión y reconociendo su voluptuosidad hasta estimular la depravación adormecida en su castidad, confundiéndose el pudor con su sensualidad y la pureza con su ansiedad, hasta que una maraña de sentimientos contrapuestos acaban por apoderarse de todo su cuerpo, cediendo a su deseo por sobre su voluntad. Los insectos se desensamblan haciendo una algarabía con sus elocuentes alas, revoloteando la figura de Alicia que los contempla extasiada hasta que se despiden rozándolas sobre ella y volando hacia el horizonte mientras ella los sigue con su mirada hasta el infinito, ese que presagia el nuevo mundo que se abre ante sus ojos.

1 comentario:

  1. Luis Makianich

    En lo personal creo que la virtud y el deseo carnal no tiene nada en contra el uno con el otro, ya que la vida se sustenta en ello y las personas no son malas por apoyar a la vida a perpetuarse.

    Buen día, por aquí ando visitando tu obra, ya que me icaste la curiosidad, porque a mí también me gusta el cuento y el relato. de hecho tengo un blog de eso llamado cuentos de ensueño, y otro de poesía.

    Gracias por invitarme a tus letras

    Celia
    Saludos

    ResponderEliminar