domingo, 4 de octubre de 2009

Teoría de la involución


"Acosada-revertida" by Luis Makianich
Safe Creative #0910044628484
................................................
El hombre, autoproclamado ”Rey de la creación”, debido a que posee la primacía de la razón, (razón por la cual puede permitirse adjudicarse a sí mismo el mérito de razonar) posee también debido a ella, la herramienta para cuestionar esta verdad y sumergirse en el océano de la duda. Tal vez el absurdo sea el mecanismo favorito de quienes nos instauramos como críticos de lo absoluto, pero una vez que nos aventuramos a navegar en él, sentimos que la duda es nuestro medio líquido y las certezas de la tierra firme son menos claras cuando más nos alejamos de la orilla.
Unas horas después, cuando el horizonte es circular y ya no una línea recta, comprendemos que nuestra perspectiva obtusa es la razón principal por la que nuestro razonamiento flaquea. Es entonces cuando observamos que cuando la verdad no es exacta, lo más probable es que sea totalmente falsa.
Decidimos entonces dar un manotazo al timón y virar 180 grados, como una forma de aproximarnos rápidamente a la verdad, si es eso lo que finalmente estamos buscando. Cuando hablamos de buscar, nos referimos a la búsqueda por excelencia, la que tal vez nos de la pauta que nos muestre hacia donde debe apuntar nuestra brújula, y cuando ya estamos a punto de hacernos la pregunta que ponga proa al desenlace…se presenta la tormenta, que desbarata todos nuestros planes dejándonos a la deriva.
Luego del naufragio, nos encontramos en la isla solitaria de nuestro razonamiento y ahora despojados de toda herramienta mundana, llámense verdades absolutas de nuestro mundo, que ahora pierden todo valor. Nos remitimos a lo inmediato, procurándonos alimento y albergue, y en un principio nos comportamos como animales… Entonces asoma el primer indicio de humanidad… Si, la razón.
-¿Será posible que ante una emergencia se manifieste primero la intuición antes que nuestro raciocinio?
-¿Habrá alguna relación entre nuestros estímulos irracionales y nuestras necesidades espirituales?
-Cuando nos comportamos como animales… ¿Equivocamos el camino?
En medio de este delirio, cuando nos sentimos afiebrados por las dudas revoloteando en nuestra cabeza, pueden surgir nuevas certezas que nos alejen aún más de la tierra firme de nuestro conocimiento. Nos preguntamos si el resto de los seres vivos, aquellos que no poseen nuestro bien tan preciado, no lo habrán superado en alguna instancia de su evolución. También pensamos que el pensamiento de la humanidad se desarrolló casi completamente analizando y hasta imitando el esplendor de la naturaleza, como el vuelo de los pájaros con los aviones, los peces con los barcos, etcétera.
Es entonces cuando esa idea atroz nos inunda y no podemos resistir el deseo de expresar lo primero que nos viene a la mente.
Si todas las especies de la naturaleza se comportan en forma perfecta para lo que fueros creadas, y no poseen nuestro don del razonamiento… ¿No será que están en un escalón superior de la evolución?
Si el hombre necesita esforzarse por varias generaciones para perfeccionar lo que le fue dado usando su razonamiento, y lograr lo que los animales poseen en última instancia: La verdad absoluta… ¿Puede considerarse el ser más evolucionado?
El hecho de que se crea que el hombre es la última especie en aparecer sobre la tierra… ¿No explicaría su falta de desarrollo?
-¿No será que cada uno de los animales ya pasó por su instancia racional y la búsqueda de la verdad absoluta, y una vez hallada perdió esa habilidad del raciocinio, dada su caducidad por ya no serle útil?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
Conclusiones:
Observemos el estado de la evolución humana hasta el momento.
Los adelantos científicos en los últimos tiempos han sido tan avasallantes que bien podríamos decir que se auspicia una aproximación a la verdad mucho más cercana a lo que pudo haber estado en los últimos diez años.
Los avances en la informática y en las telecomunicaciones, hacen que el conocimiento se globalice, provocando que el hombre común disponga de la verdad como cualquier otro ser humano.
Y lo que considero más importante en este razonamiento:
El indicio más grande que nos muestra que el hombre está acercándose más y más a la verdad absoluta, es que su comportamiento actual se está alejando de su humanidad y se mimetiza con la cruda verdad animal.

1 comentario: